Los 7 pecados capitales VS los 9 pecados satanicos

Esto no parece satanismo, sino el decálogo del libre pensador ¬¬

El Conocimiento Otorga Libertad

Pues navegando por ahi, encontre un blog en donde hablaba de las reglas satanicas en comparacion con las cristianas, y se me ocurrio poner en contraste los pecados de cada religion. Todo el mundo conoce cuales son los 7 pecados capitales, pero ¿¿y los pecados satanicos?? pues aqui dejo todos los pecados con su significado dentro del cristianismo y satanismo respectivamente.

Los Siete Pecados Capitales

  1. LUJURIA  – La lujuria es usualmente considerada el pecado que incluye pensamientos o deseos obsesivos o excesivos de naturaleza sexual. La lujuria insatisfecha puede llevar a compulsiones sexuales o sociológicas y/o transgresiones incluyendo (pero no limitadas a) adicción al sexo, adulterio y violación
  2. GULA – Actualmente la gula o glotonería se identifica como el consumo excesivo de comida y bebida, aunque en el pasado cualquier forma de exceso podía caer bajo la definición de este pecado. Marcado por el consumo excesivo de manera irracional o innecesaria, la gula…

Ver la entrada original 1.164 palabras más

Anuncios

“Te Te’j”, poema tzeltal anónimo

No se dejen engañar por las supuestas plegarias pseudobudistas new age que por ahí circulan. Éste es el bueno 😉

Juan Zapato el último habitante en la Torre de Babel

Te Te’j*

Te ja ate te ya xc’axat y yax jach ja wutsinbelon socte ja c’ab, c’alal ca
wuts’inon k’eluyawon ta lec.
Jo’on te ya k’ixnaybat te yutil h’anaj, c’alal ta yorail te siquil quinal.
Jo’on te yaxibon awu’un, te yax scoltayat soc te sc’a’c’alel agosto.
Te site yas snotesat c’ala hay awinal y c’alal hay ha tanquinti’il.
Jo’on te ste’elon kuchujibal te smukil te ha naj, tes ste’elul te ha we’ibal
y soc te ha awayib te banti yac a cux a’wotan.
Jo’on te yocon te atejibal’liletic, tes smakil te ha naj.
C’alal yax ayinat hay c’u’un tes ste’elul te banti yax wayat; c’alal yax
chamat yax a yinat ta cutil teyta ja’cajonil jich ya joyinatba’el tey ta
yutil lum.
Jo’on te awe’elon soc tes nichimal de tes st’ubilal, te me ja’at yac ac’anon
te biti’il yac’ane, coltaya’wonme, soc te mach’a tic ya yutzinone.

El Árbol*

Tú que pasas…

Ver la entrada original 121 palabras más

Muere lentamente / Martha Medeiros

Parrafeando

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las “íes” a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en si mismo.

Muere…

Ver la entrada original 87 palabras más

Un poema de Elizabeth Bishop sobre el arte… de perder

AKANTILADO. Literatura, pensamiento, crítica... Un blog de Irad Nieto

Un arte

El arte de perder se domina fácilmente;
tantas cosas parecen decididas a extraviarse
que su pérdida no es ningún desastre.

Pierde algo cada día. Acepta la angustia
de las llaves perdidas, de las horas derrochadas en vano.
El arte de perder se domina fácilmente.

Después entrénate en perder más lejos, en perder más rápido:
lugares y nombres, los sitios a los que pensabas viajar.
Ninguna de esas pérdidas ocasionará el desastre.

Perdí el reloj de mi madre. Y mira, se me fue
la última o la penúltima de mis tres casas amadas.
El arte de perder se domina fácilmente.

Perdí dos ciudades, dos hermosas ciudades. Y aun más:
algunos reinos que tenía, dos ríos, un continente.
Los extraño, pero no fue un desastre.

Incluso al perderte (la voz bromista, el gesto
que amo) no habré mentido. Es indudable
que el arte de perder se domina fácilmente,
así parezca…

Ver la entrada original 12 palabras más

Bienvenida

Son tantos los sitios de amigos, conocidos y gente a la que sigo y de temas que me interesan que están alojados en WordPress.com, que me sorprende no haber tomado antes la decisión de seguir la corriente y abrir mi blog en este sitio. Durante algunos años he tenido uno en Blogger (sí, sé que es la competencia pero ni modo), que me ha servido más bien para comentarios personales y privados. Por tanto, no decido aún si este blog se limitará a ser un espejo del otro, o si eventualmente migraré los contenidos de ese blog a éste, pero independientemente de ello habrá contenido que originalmente muestre aquí. El título de este blog recuerda la novela de Josefina Vicens El libro vacío, en la que el personaje y narrador describe el proceso infructuoso de escribir su primera novela; es, en otras palabras, una novela sobre la indecisión de escribir una novela, de lo cual se sigue que es una novela, aparentemente, vacía de contenido. No obstante esta primera referencia impuesta por la acutocrítica, espero que lo que comparta aquí sea de interés para el público. Saludos